31 Ago

Neuromarketing en el Desarrollo de Páginas Web

Sinapsis de una Neurona para ilustrar el efecto del Neuromarketing en el CerebroEn un mundo tan competitivo como el marketing en Internet, los pequeños detalles marcan la diferencia. En Ruvic, cuando nos enfrentamos al desarrollo de una nueva página Web, mantenemos un compromiso desde diferentes puntos de vista. Un diseño “bonito” sin más, no va a aumentar las ventas, necesitamos un trabajo mucho más profundo que la simple apariencia. Además del diseño, trabajamos: el SEO (resultados en buscadores como Google), el cumplimiento de los estándares, la usabilidad, los tiempos de carga, la seguridad, contenido de calidad … y lo que vamos a contar hoy: el factor psicológico.

Cuando visitamos una página Web, hay una serie de pequeños detalles que escapan a nuestra consciencia, que nos guían a actuar de una manera o de otra. ¿Por qué hay páginas que visitamos diariamente si sabemos que hay otras que son mejores? ¿Cómo consigue una página web destacar ante la competencia?
El neuromarketing es la linea de investigación que da respuesta a estas cuestiones. Consiste en una serie de tendencias basadas en el estudio del efecto de la publicidad en el cerebro, que analiza los factores que, sin darnos cuenta, quedan incorporados en nuestro subconsciente y orientan nuestras elecciones.
Aunque, en una tienda online es donde se pueden aplicar un mayor número de recomendaciones, en cualquier proyecto Web podemos seguir muchas de las directrices del siguiente decálogo:

  1. Grupo
    La validación social o deseo de pertenencia al grupo hace que si conseguimos que el usuario quiera ser parte de nuestra página, vamos a aumentar nuestras ventas. Esto lo podemos conseguir: incluyendo recomendaciones de otros usuarios, proporcionando información sobre lo que han comprado, visto o leído los demás o por ejemplo, ofreciendo ventajas al registrarse.
  2. Lógica
    Hay que dejar claro que la decisión de optar por nuestro producto es la más lógica y para ello podemos mostrar estadísticas de ventas o de precios. También podemos ofrecer lo que compraron otros usuarios después de comprar un determinado producto.
  3. Historias
    Tenemos que dar sensación de cercanía: un vídeo de un usuario explicando porque nos eligió o un testimonio de un cliente con foto incluida puede hacer nuestra Web más eficaz. ¿Cuando buscáis un hotel o restaurante no soléis leer las opiniones de otros usuarios? Toda experiencia personal crea afiliación.
  4. Personas
    Al fin y al cabo, quien consulta una Web es una persona, que además, normalmente está sola. Hay que hablar con un lenguaje natural y cercano, sin miedo a ser un poco coloquiales (donde se pueda) y sin frases enlatadas. De nuevo, la sensación de cercanía es imprescindible. Por eso puede ser interesante hablar en primera persona del singular.
  5. Escasez
    Ofrecer algún producto o servicio, limitados en cantidad o tiempo puede despertar en nuestro clientes la necesidad de aprovecharla. Pero ojo, no somos una teletienda o un call-tv (bueno, a no ser que estemos haciendo una web para una televisión local). Este caso amazon y ebay lo explotan muy eficazmente.
  6. Agrupación
    Es importante que lo que ofrezcamos esté agrupado ya que nuestra memoria tiene una capacidad limitada para recordar. Agrupar por precios es una buena técnica, pero siempre restando, no sumando.
  7. Orden
    Hay que saber donde tenemos los puntos fuertes y mostrarlos desde el primer momento y con mayor relevancia, aunque nunca debemos pretender engañar a nadie ¿Cuantas veces ibas a comprar algo y no lo has hecho porque al final valía más de lo anunciado? Y puede que el precio final fuese razonable, pero ya se nos queda esa sensación de engaño y no compramos.
  8. Opciones
    Lo ideal es que el usuario pueda elegir entre 7 y 9 opciones. ¿Nunca os habéis sentido abrumados en las típicas Webs con muchos enlaces en los que pinchar? Junto con el punto de la agrupación (6) y el orden (7) podemos hacer que la navegación por nuestra página sea agradable y coherente.

  9. El usuario es el protagonista, hay que hacerle partícipe. Apela al lado emocional del producto o servicio que ofreces.
  10. Deuda
    Si el usuario se siente especial, que le hemos regalado algo o que tiene una ventaja por ser él, corresponderá.

Hay que tener en cuenta que esto son directrices y que no hay porque seguirlas al pie de la letra, podemos por ejemplo, potenciar solo algunas de ellas debido a las características de nuestro proyecto. También cabe destacar que ésta, es solo una de las formas de enfocar el factor psicológico.
Nuestro interés por el Neuromarketing surgió después de escuchar una entrevista en la radio a Victor Puig, de donde hemos sacado muchas ideas para este post.

Comparte

Comentarios (3)

Luis Tapia
20 febrero, 2012 Responder

En relación con este interesante articulo, y en especial con la seducción del consumidor atraves del neuromarketing, y en especial con la construcción de historias, quería dejaros este caso curioso sobre neuromarketing, y las diferentes reacciones que pueden causar un mensaje de marketing en el subconsciente individual de las personas, tratándo de seducir a los posibles clientes :   El mejor curso de Community Manager 
Un saludo, Luis Tapia

Responder